Calidad en educación superior. Por Arturo Flores, Rector UTA


large_6b1005bfad9b8aaa0f54beeea12b6b55ff2dd5c2Fuente: Diario La Estrella de Arica. 13 mayo 2016

Arturo Flores, Rector de la Universidad de Tarapacá, explica cómo el tema CALIDAD es el que define gran parte del concepto de la Reforma Educacional. Lee la columna completa y sé parte del debate.

La calidad está en el centro de la reforma en la educación superior. Por un lado, aparece como eje organizacional, ya que la propuesta de reforma contempla la creación de una nueva Comisión de Acreditación, junto con una Superintendencia y una Subsecretaría de educación superior. En esta dimensión, creo que también se debe fortalecer el importante rol que juega el Consejo de Rectores, posiblemente realizándole algunas actualizaciones en la dirección de explicitar los estándares públicos que cumplen las universidades que lo integran, los cuales también justifican los recursos estatales que estas instituciones reciben.

Por otro lado, la calidad también define gran parte del concepto de la reforma, en la medida que la educación superior es ahora considerada como bien público, el cual es de provisión mixta, pero se garantiza como derecho social. Así, el aseguramiento de la calidad se vuelve un imperativo fundamental para un sistema que adquiere tal compromiso social y cuyos proveedores son heterogéneos. En este contexto, la calidad de todo el sistema debe estructurarse sobre universidades estatales del mejor nivel, que se constituyan en un referente.

Está pendiente la actualización de las pautas de acreditación (que en general provienen del año 2003). Se debe considerar la necesaria obligatoriedad del sistema de acreditación, junto con establecer un control del plan de mejoramiento institucional comprometido con cada nueva acreditación e implementar indicadores objetivos que incorporen buenas prácticas y parámetros de calidad académica aplicables a todas las universidades.

Cabe revisar también el uso de los años de acreditación como medida de calidad, porque confunde a la opinión pública. El concepto mismo de calidad no debe ser confuso; consiste en valores claros y no ambiguos, como unidades académicas con recursos humanos suficientes y calificados, investigación universal y aplicada, estudiantes que progresan en sus programas y se comprometen con sus regiones y su país.

Anterior Financiamiento fiscal a universidades estatales: ¿Olvido sistemático o trato preferente?
Siguiente Ennio Vivaldi: "Hay una tendencia de los estudiantes de pensar que con acciones de fuerza van a conseguir algo"

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − nueve =